Día: 5 febrero, 2016

Yayo

El Yayo -1-

Era tímido y manso, tenía los dientes podridos y una vocecilla escasa y débil; su apodo obedecía a las sílabas que tartamudeaba al inicio de todo intento de respuesta, como si siempre debiera justificarse por algo. El Yayo era el loco del pueblo con quien todos hacían bromas o, a quien todos cogían de chacota. […]

Leer más