La Encrucijada…

Grabado.
La paz.
Mujeres por la paz.
La encrucijada de la paz.

Tengo algunos amigos reales y muchos amigos virtuales. Personas a las que he aprendido a conocer y querer a través del tiempo, de su pensamiento, de su comportamiento, de sus comentarios; viendo cómo escriben, qué replican, qué celebran…Personas con los que fácilmente pude haber compartido una estrecha amistad en otra dimensión, o en un mundo paralelo…Personas en cuyos brazos confiaría una caída vertical. Pero estos días de campaña electoral, en los que se definen tantas cosas importantes para el país, parecen ser una prueba de fuego que algunos de ellos no logran  superar…La mayoría son personas sanas, buenas, debido en parte al odioso cedazo que hago a la hora de escoger mis amistades, porque soy un convencido que ese estribillo de que en Colombia los buenos somos más, no es real…Y esta campaña repito, me ha demostrado desgraciadamente lo acertado de mi percepción. Porque es claro que de nuestra decisión dependen muchas cosas, nuestra decisión puede salvar o asesinar vidas inocentes, puede mandar al la guerra a miles de compatriotas a matarse entre si inútilmente, o no. Leyendo nuestra historia siempre me ha intrigado el hecho de que almas piadosas como algunos curas y monjes optaran por el opresor y avaro conquistador, cuando era tan fácil determinar de los dos en contienda quien era más salvaje…Esa pregunta jamás la he podido responder y ha sido una gran frustración; igual me ocurre ahora con algunas personas que en su momento consideré brillantes, o por lo menos ecuánimes y justas. Pero es que no puedo concebir que alguien prefiera la muerte a la vida, que prefieran la política del odio y la venganza, a la del amor y la reconciliación…Y siento una profunda decepción  porque no es una disyuntiva muy compleja, no es una difícil decisión; es entre blanco y negro; cómo puedo confiar en el futuro en una persona que entre dos senderos, uno oscuro y otro iluminado decide meterme por el camino azaroso de las sombras?…Qué ocurriría entonces si nos viéramos avocados a una verdadera encrucijada múltiple?…La cosa señores, es entre la guerra y la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *