Entre la guerra y la paz.

Entre la guerra y la paz.
Acrílico / Lienzo

Las encuestas aparecidas hoy en los medios hablan de un cerrado cabeza a cabeza entre estas dos disyuntivas. En nuestro país,nadie menor de sesenta años conoce lo que es vivir en paz; nos hemos habituado tanto a la guerra como a la ilegalidad, y sentimos una irresistible tentación por aquellos personajes o partidos que la representen; no de otra manera se explica el alto índice de favorabilidad que pese a sus escándalos de corrupción aún conserva el senador Uribe y ahora su gris candidato. Quienes ayer pensábamos que quizá el alcalde bogotano y sus seguidores cercanos estaban equivocados con su innecesario apoyo al dubitativo gobierno Santos, hoy nos vemos abocados a la cruda realidad: seguimos matándonos entre nosotros como hace sesenta años, o le damos una oportunidad a la paz. Abiertamente no nos sentimos representados por ninguno de los candidatos en contienda; pero resignadamente, quienes ayer veíamos en Santos la personificación de todos los males del último cuatrienio, hoy lo estamos contemplando como la alternativa del mal menor. (F).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *