De canonizaciones y otros demonios

 

Papa
Juan PabloII

…DE CANONIZACIONES Y OTROS DEMONIOS…

“Quien peca y reza empata” dice un viejo adagio cristiano; pero para ser sinceros una madre pobre en su vida hace muchos más milagros que pecados. No obstante a estos dos hombres los santifican por un solo supuesto milagro. No quiero detenerme en Juan XXIII de quien tenemos poca información dado el convulsionado período de disputas y opulencia al interior de la misma iglesia. Su verdadero milagro fue convocar al “Concilio Vaticano II”. Concentrémonos en Juan Pablo II, el papa peregrino que viajó a todos los rincones del mundo para enterarse de primera mano de los asuntos de su congregación. No obstante ignoró flagrantemente los abusos y aberraciones sexuales de sus subalternos. Pero su mayor pecado fue ponerse del lado del opresor para aplastar y aniquilar el único movimiento eclesial genuino que ha dado Latinoamérica en toda su historia: “La Teología de la Liberación”, que abogaba por la  participación de los cristianos en los procesos sociales, y los instaba a tomar partido abiertamente por las clases oprimidas y en contra de la injusticia. Se rescribió el evangelio con el sonoro título de “Un tal Jesús”, grabado incluso en cassetes para su difusión entre los campesinos analfabetas, y en Puebla y en Medellín se promulgó a todo dar la “opción por los pobres”…Pero Juan Pablo II vio en ello una amenaza comunista y cuestionó, persiguió y silenció a sus ideólogos obligándolos al retiro, (Gustavo Gutierrez, Leonardo Boff, Jhon Sobrino, Segundo, Casaldáliga, y una docena más…) Desautorizó  y dejó solo a Monseñor Romero en El Salvador quien desde el púlpito denunciaba a diario violaciones a los Derechos Humanos, exponiéndolo y dejándolo a merced de las balas oficiales…”Cuánto querría una iglesia pobre y para los pobres” dice Bergoglio ahora… Una vez perdido el impulso, quizá ya sea demasiado tarde; pero la historia la escriben los vencedores, y mientras Juan Pablo II sube a los altares, los olvidados de la gracia divina, los promotores del evangelio de los pobres continúan confinados al voto de silencio. (F).

Etiquetado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *