LA MUJER AFROAMERICANA

…Contradictorio puede ser que detrás de exultantes cromatismos- evidentes formas provocativas- se esconda un lenguaje tácito de un descarnado olvido.

El arte por excelencia es motivo de reflexión, de pregunta. En este caso, el oficio de la pintura, se convierte en un pretexto no peyorativo para asistir a una realidad que compromete la mirada (…) en las pinturas de F. Sánchez Caballero, la figura femenina, más que ejecutar acciones o contar historias, reúne la esencia ontológica, la carga ancestral del tiempo y la memoria. Sus retratos son entes denunciantes de un silencio domesticado, proponen ser sin las pretensiones fanáticas de un feminismo abigarrado, un medio sensible y simple de expresión,(…) haciendo de cada obra una verdadera incitación al disfrute de la pintura por la pintura.

Liliana Hernández Obando
Curadora (E) Artes visuales (1998)
Museo Universidad de Antioquia.
Etiquetado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *